He estado dos veces en La Lechuga. En Semana Santa en Valladolid y a primeros de agosto en Asturias. Si la primera vez me gustó mucho, ésta aún más. Aunque solo sea una semana a los cuatro días parece que llevas allí mucho más tiempo de todas las cosas que María y Ana organizan, pero sin agobios
Biodanza, Meditaciones y extiramientos, juegos de niños, varias excursiones a sitios preciosos, día de playa, hoguera nocturna, conciertos, Karaoke,…Muy a gusto y la casa es muy bonita, y la comida buenísima. Y los compañeros de semana, gente sana y buenas conversaciones ¿Qué más se puede pedir?
Lo único que se me ocurre es lo que sucede siempre con estos lugares: el desequilibrio entre el elemento femenino y el masculino. Ellos se lo pierden, si lo conociesen, estarían tan contentos, 😉 disfrutando de la experiencia.
Fiinalmente agradecer a María y Ana, tan distintas, pero dos soles.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp chat