Un lugar mágico y una gente fantástica.

¿Que más se puede pedir para disfrutar de unas vacaciones extraordinarias?

Nada. Con eso sería más que suficiente, pero en la Lechuga Colorá hay mas aún: caminatas inolvidables por los hermosos lugares de esa tierra generosa, comida deliciosa y abundante, incluyendo postres de chuparse los dedos, actividades divertidas, alegres, intensas, compartidas, celebradas. ¿Que decir del concierto en la noche del sábado? ¡Fue glorioso!

El año que viene repito….y será mi tercera vez.

Gracias a Ana y María (alma de la Lechuga) a Cova (que da masajes hasta con su voz) a Prema y Sebas (que hacen platos ricos, ricos) y, por supuestos, a todos los compañeros, ahora amigos, con los que he disfrutado tanto esta semana.

Un gran abrazo grandote a todos.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp chat