Un entorno mágico requería también de personas mágicas, bordadoras con el mejor de los tejidos, que tienen que ver con la emoción , la entrega, el buen hacer. María, Ana, Cova, y como no, los cocineros que nos han deleitado con sabores sorprendentes y benéficos. La biodanza es el camino que no lleva a reconocernos a nosotros mismos y a los otros. La actividad física, paseos, excursiones, baños, complementaba a la meditación mañanera, que nos despertaba al placer de contemplar y experimentar la belleza, En fin, que es una experiencia que recomiendo a cualquiera de la gente que aún cree en lo mejor de los seres humanos. Gracias de nuevo a María, por su expresividad, su gracia, su enorme humanidad, su conocimiento de la naturaleza, y su generosidad para compartir. También a Ana, por su serenidad amable, por su delicadeza y organización, a todos los demás por entregarse al cuidado de los que allí llegamos cansados, tristes o simplemente con el deseo de disfrutar. Muchas, muchas gracias.
Nos veremos en Gredos estee fin de año. Cinta

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp chat