Llegué con ganas y necesidad de vacaciones y vaya si encontré lo que necesitaban mi cuerpo y mi alma!

En la Lechuga pasé unos días fantásticos, en un entorno maravilloso de naturaleza sanadora, compartiendo con unas personas muy especiales. Volví a mi vida habitual cargada de energía, vitalidad y positividad. Gracias sobre todo a María y Ana, por su buen hacer, su energía y entrega y por el buen rollo que se respira aquí.
En la Lechuga se disfruta de todo: del paisaje, de la compañía, de las actividades, de los descansos, de la comida (indescriptible lo rico que está todo), de los sonidos de la naturaleza y también del silencio interior.

Gracias de corazón por este regalo y hasta la próxima!

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp chat